Comunicar internamente un fracaso

Comunicar algo que ha salido bien es la parte fácil, todo son loas y sonrisas autocomplacientes. Comunicar cuando algo no ha salido como estaba previsto es la difícil.

La decisión cómoda es no decir nada, esperar que pase el momento, que todos se olviden y poner el foco en otra parte para que pase desapercibido.

Reconocer un fracaso, o un no-éxito si así es más digerible, es una tarea que requiere de unas habilidades y unas estrategias diferentes.

Seguir leyendo