Fronteras y errores

Con las redes sociales hemos de tener en cuenta que la frontera entre la comunicación interna y la externa se difumina cada vez más. Esta realidad me hace pensar, después de leer un post de Rachel Miller (@AllthingsIC) sobre una campaña de la cadena de supermercados inglesa Sainsbury’s. Os remito al post para no extenderme.

Lo que quiero resaltar es que hay que ser muy prudente con lo que decimos en comunicación interna y en cómo lo decimos. Es lícito que la empresa quiera lanzar esta campaña pero desde mi perspectiva han errado en el modo de hacerlo. Primero, un poster es algo que puede situarse en cualquier sitio y, como demuestra este caso, puede que un empleado con un “exceso de celo” (por llamarlo de alguna manera) pueda pensar que ponerlo en el escaparate de su lugar de trabajo sea genial. Segundo, ¿son estos el lenguaje y el tono adecuados? La campaña no encierra otra cosa que un intento de incrementar el beneficio y este es un tema sensible de cara al consumidor.

Aquí quien ha fallado es equipo de comunicación interna que no ha sabido o no ha podido dar con el lenguaje y la estrategia correcta. Hay que ser muy cauto y prudente, sobre todo hoy en día. Primero, ni el consumidor ni el empleado son “idiotas” y es demasiado fácil ver el objetivo de la campaña. Segundo, la transparencia con los empleados es una virtud pero hay que cuidar cómo se dice. Y tercero, volviendo a la frontera, hoy en día es mucho esperar que la información no salga del circulo interno de la empresa desde el primer momento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *